Trinidad Alessandrini / ICOM 13

2013 fue un año de grandes cambios para Trinidad Alessandrini (ICOM 13). Además de egresar y partir a vivir a Bulnes (Región del Bio Bío) porque su marido es agricultor, lanzó -junto a su amiga Camila Ovalle (PSI 11)- Piccolinno Kids. Este emprendimiento de objetos de decoración y muebles infantiles de diseño escandinavo y estilo natural, da trabajo a […]
21 agosto, 2018

2013 fue un año de grandes cambios para Trinidad Alessandrini (ICOM 13). Además de egresar y partir a vivir a Bulnes (Región del Bio Bío) porque su marido es agricultor, lanzó -junto a su amiga Camila Ovalle (PSI 11)Piccolinno Kids. Este emprendimiento de objetos de decoración y muebles infantiles de diseño escandinavo y estilo natural, da trabajo a 10 personas y se comercializa a través de Instagram (@piccolinnomp), Facebook (Piccolinno Kids), Paris.cl y dos showrooms, uno en Chillán y otro en Santiago.

“No es fácil echar a andar un negocio, cuando tu entorno y todo lo que conoces está a 500 kilómetros de distancia. Exige reinventar las ideas. Y así lo hicimos, detectamos una escasez de mercado y la cruzamos con un material abundante y de primera calidad en la zona: la madera”, cuenta.

La marcha no fue fácil. Establecerse, diseñar, elegir los productos, buscar fabricantes estables, lograr que los resultados fueran exactos a como los habían imaginado, desarrollar el canal de ventas, establecer un medio seguro y confiable de despacho al consumidor final… implicó ¡¡¡infinito tiempo, energía, caídas y aprendizajes!!!

- ¿Siempre tuviste el bichito de emprender?
- Sí, es innato. Siempre me ha encantado idear y materializar proyectos. No me asusta empezar desde cero, al contrario, ¡me motiva muchísimo!

- ¿Cómo organizan el trabajo con tu socia?
- Es como si fuéramos una, muy de equipo. Estamos ambas en todo, en el día a día.

- ¿Qué es lo que más te gusta de ser emprendedora?
- Lo mejor es la flexibilidad horaria, que no significa menos horas de trabajo. Simplemente es uno la que administra el tiempo de trabajo de manera libre.
Además, hay una motivación mayor al trabajar en lo de uno. Cada minuto invertido tiene directa relación con el crecimiento del negocio propio: ¡es prácticamente como un hijo! Es satisfactorio haberlo visto empezar de cero, donde está hoy y fijar objetivos aún mayores para el futuro.

- ¿Cuáles son los principales obstáculos que les ha tocado sortear en el camino? ¿Y los aprendizajes?
Encontrar productores estables y un canal de despacho confiable. Respecto a lo primero, implicó muchísimo tiempo y recursos invertidos en la “prueba y error”. Tardamos como un año. Y en el tema de la distribución, fuimos conociendo de a poco el rubro. Muchas veces partimos nosotras mismas en nuestras camionetas a repartir, para asegurarnos de que las cosas llegaran bien.
El principal aprendizaje es la perseverancia. Quizás varios se habrían rendido antes del año que nos costó establecernos. Y ahora veo muy claro que seguir, marcó la diferencia. Un negocio está lejos de ser “sólo la idea”, el cómo llevarlo a cabo -con todos los factores que implica su éxito- es el verdadero reto.

- ¿Qué consejo darías a los egresados de comercial que están partiendo?
- Que no hay peor cosa que la que no se hace, que no tengan miedo de fallar, que la mejor opción nunca es la primera y que siempre se puede lograr algo mejor.

trinidad alessandrini flia

Trinidad Alessandrini (ICOM 13), socia de Piccolinno Kids, vive junto a su marido y dos hijos en Bulnes, al sur de Chillán. Le encanta el ritmo de vida y el ambiente familiar en que crecen sus niños, y el entorno geográfico. Sus tiempos libres los dedica a la fotografía: “agarro la máquina sagradamente unas dos veces por semana”.

 

Su paso por la UANDES

Toda su etapa universitaria la pasó entre Santiago y Rancagua, donde vivían sus papás y hermanos, y, por eso, fueron pocas sus instancias de participación en actividades de la Universidad. De todas formas, fue ayudante de Dinámica Industrial y recuerda con afecto a algunos profesores como David Kimber, Jorge Greene, Alexander Galetovic y Nicolás Román.

“El paso por la Universidad fue duro, en general. El día a día era estresante y la carrera demandaba mucho tiempo, pero sin duda te prepara para lo que viene después”, afirma.

- ¿Cuál crees que es el sello de los ingenieros comerciales UANDES?
Ante todo, la capacidad para trabajar bajo presión, la perseverancia en la búsqueda de la mejor opción, y las habilidades para organizarse y trabajar en equipo. Creo que todo esto empodera a un egresado, sale al mundo profesional conociendo sus capacidades y con todas las herramientas que necesita para lograr lo que se proponga.

Compartir:

NOTICIAS RELACIONADAS

Unilever realizó taller de apresto laboral para alumnos de último año ICOM

13 junio, 2018 | Noticias

Veinticuatro alumnos participaron en un entretenido y práctico taller organizado por esta compañía global, donde los jóvenes pudieron resolver todas las dudas.

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Francisco Ulloa (ICOM 06) y su experiencia internacional de conexión con el emprendimiento e innovación

31 octubre, 2018 | Noticias

El ingeniero comercial UANDES y actual vicedecano de alumnos estuvo un año en Harvard, estudiando un Master en Public Administration, y participando en diferentes congresos alrededor del mundo.

Compartir: