Tomás Durandeau / ICOM 04

Los desafíos profesionales de Tomás Durandeau
25 noviembre, 2015

Tomás Durandeau (ICOM 04) está casado con Pilar Gardiazabal. Por ahora tienen a Pedro, de un año y medio, y en unas semanas nacerá Josefina, su primera niñita.

Instalado hace 14 meses en las oficinas de SMU en Nueva Las Condes, Tomás Durandeau (ICOM 04) tiene a su cargo la gerencia de Marketing de Unimarc. Desde que asumió la posición, ha liderado la redefinición de la propuesta de valor y ha puesto en marcha un agresivo plan de crecimiento de ventas. “En corto tiempo, la cadena pasó de tener un número acotado de locales en el segmento medio-alto de la población, a ser el supermercado con la mayor cantidad de salas a lo largo de Chile. Esto exigió reenfocar el plan de marketing y adecuarlo al público objetivo y a la realidad del negocio”, cuenta el egresado, quien hoy tiene 10 personas a cargo.

Muy satisfecho, explica que ya está viendo los primeros resultados de este enorme esfuerzo. “Si bien el plan es a tres años, los índices muestran que estamos creciendo en línea con los desafiantes objetivos que nos propusimos. Y sabemos también, que estamos mejorando en atributos claves para nuestros clientes y el posicionamiento que buscamos para la marca”, agrega.

  • Marketing y carrera internacional

Al salir de la UANDES, Tomás Durandeau yfa tenía más o menos claro que lo suyo era el marketing y que quería entrar a una empresa con perspectivas laborales en el exterior. Así, llegó a Gillette, donde fue product manager de Oral B, Duralón y algunas marcas de afeitado. Sin embargo, al año y medio, la compañía fue adquirida por Procter & Gamble (P&G) y Tomás fue el primer latinoamericano en pasar de Gillette a P&G, convirtiéndose en product manager del detergente Ariel.

“Este proceso no fue fácil. Llegué a una multinacional donde la cultura y el idioma eran distintos, de hecho se usaban siglas que no entendía”, explica. Como tenía que subirse rápido al nuevo carro, decidió que partir de cero era lo mejor. “Cuando me hice esa idea, las cosas empezaron a mejorar”, confiesa.

Tuvo desafíos interesantes. Por ejemplo, le tocó lanzar una nueva línea de detergentes, lo que le dio el orgullo de llevar a Ariel a su record histórico en términos de ventas (a esa fecha). Además, como product manager, fue evaluado dentro del 10% mejor de Procter & Gamble a nivel mundial, lo que sin duda le abrió puertas dentro y fuera de la organización.

En P&G, le ofrecieron asumir un cargo en Chile: Customer Team Marketing Manager. “Esto significaba ser la persona de marketing en el equipo de ventas, que entrega la visión del shopper, tanto para las marcas como para los retailers”, dice Tomás.

En esa posición le tocó viajar bastante y aprendió de los gurús del shopper marketing en la casa matriz de la empresa, en Cincinnati (Estados Unidos).

A fines de 2007, sintió que algo le faltaba, lo atribuyó a la falta de experiencia laboral fuera del país y postuló al cargo de product manager de Wella en Sydney (Australia). En enero de 2008 ya estaba instalado en la isla grande de Oceanía y, luego de seis meses, fue ascendido a brand manager.

Todo esto le permitió -en una estadía de dos años y medio- conocer una cultura absolutamente distinta, obtener un buen manejo del inglés y liderar su primer equipo de marketing. “De Australia me llamó la atención el respeto, la tolerancia y la diversidad. Por ejemplo, en mi equipo había rusos, filipinos, australianos… y era notable la dinámica que se daba. Cada uno enriquecía a los demás con lo propio”, cuenta.

Lo que vino después fue otro salto importante en la carrera de Tomás: pasó de brand manager local a regional, responsable de la marca Olay en Singapur (casa matriz de P&G en Asia), desde donde manejaba el mercado australiano y asiático.

  • MBA: Un gran aporte

Además de ser gerente de Marketing de Unimarc, Tomás hace clases en un programa magíster de la Universidad Mayor. Al preguntarle cómo le gustaría culminar su carrera laboral, dice que “siendo gerente general de una empresa o dueño de una compañía”. Después de su paso por Asia, Tomás decidió matricularse en un MBA de 14 meses en IE Business School de Madrid, rankeado como el octavo del mundo. “Fue muy interesante hacerlo después de ocho años de trabajo y además en inglés. Sentí que el nivel de la discusión fue enriquecedor, porque cada compañero traía un background enorme que aportar”, señala.

Y, a ojos cerrados, le recomienda la experiencia a todo ingeniero comercial. “Si bien los cursos no cambian mucho respecto al programa de la carrera universitaria, se hace hincapié en el coaching y liderazgo. Además, te vuelves a topar con materias que habías olvidado o no habían sido significativas durante la universidad, pero que -con la experiencia laboral y la metodología aplicada- cobran mucho sentido”, resume. Por último, agrega que “sirve para mantenerte vigente y mirar los problemas de la organización desde todos los puntos de vista de la empresa. Hoy día no puedes enfocarte sólo en tu área, no es suficiente”.

  • Su paso por la UANDES

Hace pocos meses, Silvana Grossi, profesora de Introducción al Marketing en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales UANDES, convidó a Tomás Durandeau a dictar una charla a los alumnos de tercer año.

En ella, aparte de exponerles los hitos más destacados de su trayectoria laboral, les contó -con tres ejemplos concretos de su experiencia profesional- cómo se planea una estrategia de marketing, desde la definición de la oportunidad, el segmento objetivo y el desarrollo del brief creativo, hasta el lanzamiento de la campaña y el testeo final.

Era la primera vez que Tomás volvía a la UANDES después de haberse titulado y dice que se fue con la sensación de orgullo de “haber estudiado en la (Universidad de) los Andes, que ha tenido un crecimiento tan organizado y de donde salen profesionales muy bien evaluados en el mercado laboral”.

Su recuerdo más vívido de la época universitaria fue el intercambio en la Universidad de Navarra, que hizo durante su último semestre de carrera. Con la asesoría y ayuda del profesor Francisco Javier Silva, se embarcó junto a tres compañeros de curso por cinco meses a Pamplona. Como cursaba sólo tres ramos y tenía los jueves y viernes libres, se consiguió trabajar como ingeniero comercial en la fábrica de Mercedes Benz, en la ciudad Vitoria. “Fue muy interesante, conocí una nueva industria y me ayudó a definir que lo mío era el marketing”, concluye.

Fuente: Universidad de los Andes.

Compartir:

NOTICIAS RELACIONADAS

Alumnos ICOM realizan práctica profesional en Lo Barnechea Emprende

10 agosto, 2017 | Noticias

Martín Guíñez y José Miguel Rodríguez, ambos de IV año, trabajaron en el programa “Encúmbrate”, que busca acompañar, seguir y asesorar a microempresarios vulnerables de la comuna.

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

Se tituló la XX generación de ingenieros comerciales UANDES

30 noviembre, 2016 | Noticias

138 nuevos profesionales se suman al mercado laboral a agregar valor en empresas, fundaciones, emprendimientos y servicio público, entre otros.

Compartir: