Fabiola Sáenz / ICOM 98

Fabiola Sáenz (ICOM 98): "Emprender tiene un costo, pero no atreverse es peor"
8 octubre, 2015

Fabiola Sáenz (ICOM 98) es parte de la tercera generación que ingresó a la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, aquella que conoció las salas provisorias que instaló la Universidad en Avenida Las Condes, pero que también alcanzó a vivir los primeros años del campus de San Carlos de Apoquindo, que por aquel entonces era más campo que ciudad.
“En ese tiempo era una universidad que prometía, una apuesta”, recuerda esta egresada, orgullosa de ver en lo que hoy se ha convertido esta casa de estudios.
Casada hace seis años y con una hija de tres, esta ingeniero comercial puso en marcha un nuevo emprendimiento. Se trata de BrandGarage, empresa dedicada a la estrategia y diseño de marca.
Focalizada en el desarrollo y consolidación de este negocio, Fabiola analiza su carrera, su experiencia y los desafíos que implica llevar a cabo su propio proyecto y visión.

  • ¿Cómo fueron tus comienzos?

Mi carrera ha sido una búsqueda. Mi primer trabajo fue como independiente, realizando proyectos de negocios para un grupo gastronómico. Luego trabajé en un banco, pero me di cuenta que no era lo mío. De ahí fui a una incubadora de negocios de internet, como evaluadora de proyectos, y después en una empresa a cargo del área de marketing y ventas, hasta que viajé a España, donde estuve cinco años.

  • ¿Por qué España?

Mi papá es español y mi infancia la viví en este país hasta los 11 años. Por lo mismo, entre los muchos motivos estaba la idea de recuperar el contacto con mis raíces.

  • ¿Cuándo comienza tu incursión en el tema de Branding o “gestión de marca”?

Fue precisamente en España, al trabajar en Interbrand, una reconocida consultora de branding a nivel internacional, donde conocí el negocio. Lo que ahí hacíamos era diseñar estrategias de marca, pero a partir del concepto. Esto significaba investigar y analizar el mercado, realizar la estrategia e implementarla, gráfica y verbalmente. Ahí estuve cerca de cuatro años y aprendí mucho. Cuando comencé a trabajar éramos tres, y cuando me fui de regreso a Chile, éramos más de 30, que para una consultora significa un muy buen número.

  • Finalmente, ¿cuándo y cómo decides emprender?

Instalada en Chile, mi cuñado, que se dedica a hacer estrategias digitales, me comenzó a pedir algunas creaciones de marca y estrategias, definir públicos objetivos e identificar atributos diferenciadores, entre otros. Así, en conjunto con unas diseñadoras (también ex Interbrand), comenzamos a abordar estos proyectos y surgió la marca BrandGarage. Pero hasta ese momento, aún no estaba asumida como emprendedora, nunca salí a vender. Luego de colaborar con Interbrand para abrir su oficina en Chile, donde aprendí a vender, conocí el mercado chileno en este ámbito e hice redes.
Después de eso, surgieron las ganas de gestionar mi tiempo, seguir mis propios intereses y mi visión del negocio. También me di cuenta de que había una gran necesidad, por parte de las empresas más pequeñas, de acceder a este tipo de servicios. Al comienzo me costó tomar la decisión. Emprender tiene un costo, pero no atreverse es peor. Sería una pena decir “no me atreví”.

  • ¿Cómo ha sido tu experiencia?

Ha sido muy motivadora. Sigo constantemente actualizándome en metodologías y poniéndolas en práctica. Hoy trabajo principalmente con pymes, donde los recursos para investigaciones de mercado son limitados, pero donde se trabaja fuertemente con los dueños. Para nosotros este es un proceso totalmente participativo, ellos son activos en esta labor. Trabajamos mucho en base a workshops, donde el objetivo es, por una parte, extraer el conocimiento que ellos tienen de su negocio y sus clientes, y por otro, que interactúen de manera activa en su proceso de branding y finalmente, que tomen conciencia del impacto que puede tener una buena gestión y comunicación de marca.

  • ¿Qué cualidades o valores se necesitan para emprender?

Principalmente tres: valentía, para dar el salto. No es una decisión fácil cuando tienes hijos y cuentas por pagar. Constancia y perseverancia, unido a una buena gestión del tiempo. Hay que ser efectivos y eficientes, y para esto es importante aprender a administrar el tiempo que se dedica a cada tarea o proyecto. Y por último, apertura, que implica estar atento a lo que está pasando y entender que la oferta diseñada para tu negocio puede cambiar o podría ser mejor. No se trata de rediseñar tu oferta todos los días, pero sí de estar alerta a las necesidades de tus clientes.

  • ¿Qué importancia tiene el branding hoy en nuestro país?

Definitivamente, creo que es un tema que está evolucionando. Las empresas le están dando más relevancia a la marca. Está dejando de ser un mero logo o nombre. Para mí, es mucho más que un diseño, es la puesta en escena de los valores e identidad de una empresa, y esta evolución se debe a la mayor competitividad y necesidad de innovación. Tener una marca bien definida, con su oferta de valor y públicos objetivos claros, te alumbra el camino de la innovación y surge como una consecuencia.

  • Finalmente, ¿cómo te proyectas?

A mediano plazo, pretendo consolidar la empresa y equipo, tener un flujo de proyectos que permita la sustentabilidad y espacio para la creatividad y constante actualización. A largo plazo, espero seguir desarrollándome y seguir siendo feliz con lo que estoy haciendo.

Compartir:

NOTICIAS RELACIONADAS

Más de mil jóvenes, entre escolares y universitarios, participaron en II Marketing Challenge 2016

27 octubre, 2016 | Noticias

El desafío consistía en crear una estrategia de marketing, replicable y sustentable en el tiempo, orientada a fomentar una mayor cultura de reciclaje en el país. El premio: un viaje China con todo pagado.

Compartir:

OTRAS NOTICIAS