Alumnos ICOM realizan práctica profesional en Lo Barnechea Emprende

Martín Guíñez y José Miguel Rodríguez, ambos de IV año, trabajaron en el programa “Encúmbrate”, que busca acompañar, seguir y asesorar a microempresarios vulnerables de la comuna.

10 agosto, 2017 | Noticias

Entre marzo y julio, Martín Guíñez y José Miguel Rodríguez -ambos de IV año de Ingeniería Comercial UANDES- hicieron su práctica profesional en Lo Barnechea Emprende, unidad de la Municipalidad de Lo Barnechea. Puntualmente, trabajaron como asesores comerciales del programa Encúmbrate, que presta apoyo a microemprendedores vulnerables de la comuna.

¿El objetivo? Cuenta Israel Saavedra, jefe de Focalización de Lo Barnechea Emprende, quien supervisó las prácticas profesionales de estos dos alumnos, que “realizaron un proceso de acompañamiento a emprendedores, y seguimiento y asesoría en temas específicos de costos, precios, ganancias, contabilidad, imagen, comercialización, producción, alfabetización digital y redes sociales, entre otros”.

Sin duda, para Martín y José Miguel se trató de una experiencia muy enriquecedora. Aquí nos cuentan cómo fue, para cada uno, trabajar con cuatro micro empresarios de Lo Barnechea.

martin guiñez nota

Martín Guíñez y Patricia Saavedra, microempresaria que vende almuerzos a trabajadores de mall. “Envía el menú semanal y, según lo que le piden, compra los ingredientes, prepara la comida en su casa y se la entrega a un repartidor. Los fines de semana cocina empanadas y también teje a telar y hace collares”, cuenta el alumno.

Martín Guíñez: “Gané una tremenda experiencia de trabajo en equipo y práctica de mis habilidades blandas”

¿Qué te motivó a elegir esta práctica? Que mezcla dos cosas que me motivan mucho: el emprendimiento y la creatividad por un lado, y el aporte social por otro. Trabajas directamente con gente que necesita ayuda y a quienes, cualquier aporte, les significa un cambio.

¿Siempre has tenido inquietud social? He participado en varias construcciones de mediaguas.

¿Cómo llegaste a práctica? A través de las ofertas que manda por e-mail la Facultad, que son de variadas empresas y áreas. Hay para todos los gustos.

¿Qué aprendiste? No aprendí tantos conocimientos porque aplicábamos lo básico de costos, precios, finanzas, ventas,… pero sí gané una tremenda experiencia de trabajo en equipo y la práctica de mis habilidades blandas.

¿Algo que quieras compartir? Que a veces el fracaso de estos microempresarios no depende tanto de los números del negocio, sino de las condiciones personales y familiares que los rodean y que interfieren en el normal desarrollo del mismo. Por ejemplo, el alcoholismo, la violencia intrafamiliar, la drogadicción golpean fuerte su iniciativa y empuje, y el sustento económico pasa a ser un detalle en sus vidas.

¿Qué te dejó la práctica? Fue una cucharada de realidad frente a la cual no puedo cerrar los ojos y quedarme de brazos cruzados. Tengo que salir y aportar a la causa. De hecho, me di cuenta que tengo que ser más agradecido, y que al salir de la universidad, me gustaría trabajar en algo que genere mejoras en la vida de las personas.

jose miguel rodriguez nota

José Miguel Rodríguez, alumno de IV año de Ingeniería Comercial, cuenta que siempre ha tenido inquietud social:”He participado en Trabún, un proyecto que apadrina niños en Puente Alto; haciendo reforzamiento escolar en la parroquia de Lo Barnechea; y yendo a asilos y dando de comer a los vagabundos”.

José Miguel Rodríguez: “Te abren las puertas cuando entienden que buscas ayudar”

¿Qué te motivó a elegir esta práctica? Dos cosas principalmente. Primero, que podía realizarla durante el semestre, ya que los horarios eran flexibles y se podía compatibilizar con el estudio. Lo segundo, que todos los semestres me propongo participar en algo social y este trabajo apuntaba a ese objetivo, ayudar -a través de los conocimientos que he aprendido en la carrera- a personas que viven con lo mínimo.

¿Siempre has tenido inquietud social? Sí… He participado en Trabún, un proyecto que apadrina niños en Puente Alto; haciendo reforzamiento escolar en la parroquia de Lo Barnechea; y yendo a asilos y dando de comer a los vagabundos.

¿Cómo conseguiste la práctica? También a través de las muchas ofertas que manda por e-mail la Facultad, un excelente oportunidad a nuestra disposición.

¿Qué aprendiste? A cómo enfrentar los problemas y buscar soluciones.

¿Algo que quieras compartir? Que en los negocios es muy importante ordenarse y focalizarse. Por ejemplo, asesoré a la dueña de un almacén que vendía de todo. Le pedían algo nuevo y rebuscado, y ella se hacía de un stock abundante, cuando lo más probable era que no se lo volvieran a solicitar nunca más. Entonces, no ganaba y fue duro mostrarle que su almacén no iba a funcionar. Le sugerí que comenzara un negocio más específico y ella escogió hacer ensaladas y repartirlas a diario en distintas oficinas.

¿Qué te dejó la práctica? La experiencia de conocer gente que vive en mi misma comuna, pero realidades radicalmente opuestas. Y cómo en un principio establecen defensas, ya sea porque no te conocen o por inseguridad, y después te terminan abriendo las puertas de sus casas y presentando a sus familias, porque se dan cuenta que sólo buscas ayudar. Me sirvió para valorar lo que tengo y pensar que si se me ha dado tanto, tengo que retribuir.

Compartir:

NOTICIAS RELACIONADAS

30 alumnos ICOM fueron destacados con diploma de honor

13 junio, 2017 | Noticias

La ceremonia, que contó con la asistencia de alumnos y profesores de la Facultad, se realizó a principios de junio en el edificio del Reloj.

Compartir:

OTRAS NOTICIAS

En Talagante se realizó tercera versión de trabajos de invierno San Cayetano

20 julio, 2017 | Noticias

Sesenta alumnos de Ingeniería Comercial y Bachillerato en Ingeniería Comercial participaron en los trabajos, organizados por el Centro de Alumnos de Ingeniería Comercial (CADEC) y liderados por estudiantes de la comisión social y pastoral, Manuela Kawas y Trinidad Robles (ambas de III año) y Agustín Varela (II° año).

Compartir: